6 pasos para elegir el hosting perfecto

Os ayudamos a resolver vuestras dudas a la hora de elegir un buen hosting

Como elegir un buen hosting

Es fácil encontrar en Internet multitud de comparativas entre hostings donde se analizan las principales bondades de cada uno. Por supuesto, también encontrarás cientos de artículos donde te recomiendan con nombres y apellidos cuál es la empresa de hosting que deberías contratar.

El problema de esto es que muchas veces es fácil que el blogger o profesional que te hace una recomendación, se lleve una comisión, por lo que la fiabilidad de su palabra dependerá de la confianza que tengas en dicha persona.

Por ello en estos casos, creemos que es mejor conocer las necesidades que cada uno puede tener a nivel individual así como conocer aspectos claves a la hora de elegir una empresa de hosting u otra. En definitiva, estos son los puntos clave que deberías evaluar en todo hosting a la hora de contratarlo o no:

  1. Velocidad: La velocidad de tu web está estrechamente relacionada con el SEO y la experiencia de usuario y buena parte de culpa la tiene la calidad del servidor. Que utilicen discos SSD o que te aseguren una velocidad de transferencia de datos es fundamental.
  2. Caídas de servidor: Muchas empresas aseguran que tu web no se caerá salvo en grandes excepciones con una probabilidad muy baja. Sin embargo luego te encuentras con que la realidad es otra. Huye de aquellas empresas en las que lees que constantemente están sufriendo caídas.
  3. Seguridad: Por desgracia, las webs suelen sufrir ataques de fuerza bruta e intentos de acceso así que es imprescindible que la empresa de hosting asegure que toma las medidas necesarias.
  4. Servicio técnico: En muchos casos, el más importante. Tener problemas con un servidor, ver que tu web está caída, no saber dónde está el problema y que tu empresa de hosting pase de ti es de lo peor que te puede pasar. En este caso, una atención al cliente de calidad, gratuita, 24 horas al día y en castellano por supuesto es obligatorio.
  5. Copias de seguridad: Aunque te recomiendo que realices tú mismo tus propias copias de seguridad, no está de más si la propia empresa de hosting realiza las suyas para restaurar tu web ante cualquier problema.
  6. Precio: Es el último de los puntos puesto que nunca deberías contratar el hosting por ser el más barato. La diferencia en precios suele ser ridícula y más si hablamos de hostings contratados anualmente. Simplemente busca uno competitivo que te ofrezca todo lo que necesitas a un precio razonable.

A veces es complicado comprobar todos estos puntos antes de contratar un hosting por lo que en muchos casos tocará realizar una búsqueda por Internet para ver lo que otros usuarios han experimentado con las opciones que barajas. Tampoco está de más realizar un par de preguntas a la atención al cliente de las empresas para ver su velocidad de respuesta y qué tal te tratan.

En definitiva, valora distintas opciones y asegúrate de que cumplen con los requisitos que necesitas. No te la juegues con tu hosting por un puñado de euros.

Puntúalo!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta