Cómo el ego social puede matar la conversión de tu ecommerce

Vivimos en una época en la que la que todo se mueve dentro y alrededor de las redes sociales y a la hora de hablar de comercio electrónico esto no es una excepción. Muchas tiendas online han conseguido convertirse en un auténtico éxito gracias a la viralidad y la difusión a bajo coste que las redes sociales ha proporcionado a sus productos.

Redes sociales en tiendas online

Esto hace que muchas tiendas online hayan centrado grandes esfuerzos en trabajar su presencia social, optimizar sus perfiles, generar comunidad y conseguir nuevo seguidores para convertirlos en clientes y fidelizarlos. A la hora de ganar dinero con una tienda online es importante diferenciar dos fases, la captación de tráfico y la conversión. Muchas veces los webmasters se centran y obsesionan demasiado con la primera de ellas, buscando cientos de maneras de captar tráfico (por ejemplo a través de las redes sociales) y descuidan en gran medida la segunda parte, la conversión.

¿Qué tiene todo esto que ver con las redes sociales? Seguro que te has encontrado en multitud de ocasiones con tiendas online con una gran presencia en redes sociales que destacan sus perfiles o iconos bien grande y en colores a lo largo de su web. Te animan con pop-ups a hacerte fan de su página y te permiten compartir en redes sociales en cada una de sus fichas de producto.

Es fácil pensar que si su gran presencia en redes sociales le ha permitido tener éxito es normal que quieran potenciar este aspecto en su plataforma. Sin embargo, las redes sociales tienen la función de derivar tráfico a tu tienda online, pero una vez el usuario llega a tu ecommerce, el objetivo no es que se haga fan de tu página o conseguir más seguidores, sino que compre.

Es por ello que todos estos elementos sociales no son más que una gran distracción para el comprador. No puede ser que a un usuario que esté pensando en comprar alguno de nuestros productos lo estemos distrayendo continuamente con que se haga fan o nos siga en Twitter. Piénsalo bien, se invierte una gran cantidad de dinero en captar tráfico a una tienda online y una vez el usuario está dentro, ¿lo vas a sacar fuera de tu página a que se distraiga con tus perfiles sociales?

Los usuarios en Internet tienen una gran facilidad de distracción y las redes sociales son una de las principales. Sería un error que un usuario al que le acaba de gustar tu tienda en lugar de centrarse en comprar decidiera curiosear alguno de tus perfiles sociales que tan visibles muestras en tu web. Lo que suele ocurrir es que este usuario acaba tal vez siguiéndote, pero se acaba entreteniendo viendo sus notificaciones, fotos de sus amigos o las últimas noticias.

Es por ello que una vez que has conseguido que el usuario llegue a tu tienda, céntrate en el único objetivo primordial para tu negocio, vender. Una vez el usuario ha comprado, es un momento perfecto para ofrecerle que se haga fan de tu página, te siga en Twitter o se suscriba a tu newsletter para que esté informado de promociones, ofertas y novedades. El usuario ya ha comprado, por lo que es el momento perfecto para fidelizarlo.

Puntúalo!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Deja una respuesta