Las claves de la densidad de palabras clave

La importancia de un correcto uso y distribución de la densidad de palabras clave

Densidad de palabras clave

La densidad de palabras clave es uno de los 200 factores que mide Google para indexar un proyecto web. Visto así, entre un número tan grande de factores, ¿resulta importante?, ¿es determinante?. La respuesta es fácil, ni es tan poco influyente como para que la dejemos de tener en cuenta, y tan influyente como para que ignorarla no nos dañe la visibilidad del proyecto en línea.

Por densidad de palabras clave entendemos el número de repeticiones de un concepto clave que se trasladan a un artículo confeccionado con criterios SEO. Se trata de porcentajes, de las veces que se repite una palabra o un grupo de términos clave por cada cien palabras de texto. Así, un texto de 300 palabra con tres repeticiones de palabras idénticas equivaldría a una densidad del 3%.

¿Y cuál es la densidad de palabras clave ideal?. Muchas fuentes autorizadas sugieren que el volumen ha de estar situado entre el 2% y el 4%. Algo que reconoció en su día Matt Cutts, responsable del área de Spam Web de Google. No obstante, ésto no tiene porqué cumplirse a rajatabla. Un texto con densidad de palabras clave del 0,5% también puede estar bien optimizado con SEO.

Exceso de palabras clave

No faltan los webmasters que han tomado la decisión de abusar de la densidad de palabras clave en la creencia de que esa estrategia les beneficia sí o sí. Sin embargo, un algoritmo como el de Google que se orienta cada vez más a rastrear y privilegiar informaciones de calidad, entenderá lo que es fácil de deducir, que una densidad de palabras clave no tiene otra razón de ser que la promoción de un contenido por efecto de hacer más visibles sus términos claves principales que por lo que puede aportar de original.

Las densidades de palabras clave de los texto han de permitir colocar los términos de una forma natural y espaciada en la redacción de la información. Se pueden colocar diferentes palabras clave, sí, pero se trata de una elección con la que no se puede confundir a los motores de búsqueda sobre el contenido real del texto. En este sentido, tiene que quedar claro cuál es la palabra o el concepto principal y cuáles son los secundarios.

Una forma de incluir varias palabras clave sin temor a ser penalizados por Google es emplear el mismo término sobre la base de variaciones de género y de número, términos masculinos y femeninos bien distribuidos sobre el texto y singulares y plurales combinados, éstos últimos tal vez más sencillos de acomodar.

Otra de las dudas que los webmasters se suelen plantear sobre la densidad de palabras clave es si emplear términos largos o cortos. Las cortas son de una o de dos palabras, o tres; las largas, son las que se extienden más allá de las tres palabras.

Decir que las palabras clave cortas tienen una mayor competencia en cualquier estrategia SEO, sobre todo si se refieren a temas comunes. Las palabras clave largas a menudo son expresiones completas, frases, que se relacionan perfectamente con el tema del que trata el artículo. Por contra, encontramos que las palabras clave largas pueden ser muy específicas y referirse a búsquedas en la web extraordinariamente infrecuentes. Aunque tal vez éso sea una ventaja decisiva para determinados proyectos online. Todo es cuestión de evaluarlo. En SEO, la última palabra no existe, sólo buenas palabras que dan visibilidad.

1 comentario

  • JoseQ

    febrero 17, 02 2016 02:01:38

    ¿Sólo son 200 los factores que Google tiene en cuenta? A mi se me hacen un mito, yo creo que hay muchos más detrás de su algoritmo. Muy buena explicación sobre keyword density 🙂

Deja una respuesta