Qué hacer y qué no hacer con un blog corporativo

Guía de buenas prácticas para tu blog corporativo

El contenido web sigue siendo el Rey en el posicionamiento SEO. Por esa razón, algunas de sus armas más importantes siguen estando como máxima prioridad, siendo así el blog corporativo una de los más útiles en todo el sector de marketing online.

Hoy en día muchos responsables de cualquier empresa conocen y llegan a comprender la utilidad de un blog corporativo, pero en realidad pocos profesionales consiguen explotar de forma correcta el potencial que ofrece.

A continuación exponemos algunos de los hábitos más recomendables con un blog corporativo, así como también, las acciones que deberíamos evitar para no disminuir su impacto promocional.

Qué es realmente un blog corporativo

Queremos buscar la máxima utilidad a nuestro blog corporativo. Debemos conseguir que unifique en nuestra estrategia información de nuestra empresa con novedades del sector, información en suma que sea aprovechable por el lector, al que nos gustaría convertir de la forma más eficaz posible en cliente.

Por esa razón, el blog corporativo no es un almacén de noticias corporativas, para eso podríamos crear una sección expresamente dedicada a ello. Igualmente, no es una sala de prensa, aunque podría aparecer este contenido junto a otro más heterogéneo. Y también debemos evitar convertirlo en un manual de estilo con consejos y guías sobre servicios que ofrecemos nosotros.

Un blog corporativo debe combinar información actual del sector con motivación promocional de los servicios y productos que ofrecemos. Por ello es tan importante que esté elaborado por un redactor profesional, conocedor del sector y de la empresa sobre la que escribe.

Gestionar nuestro “medio de comunicación”

Un blog corporativo debemos identificarlo como nuestro medio de comunicación privado, con su estilo, filosofía y periodicidad. Esto implica identificar sobre qué se debe hablar, en qué tono hacerlo y cada cuánto tiempo publicamos.

Estas facetas inciden no sólo en la visión que los usuarios tendrán del blog y la empresa a la que representa, sino que afectan directamente también al posicionamiento SEO, pues el cambio en la periodicidad o una drástica pérdida de calidad del contenido, provocarán una penalización de nuestro blog o, en el peor de los casos, de toda nuestra web.

Escribir un blog como se hace en el siglo XXI

Un blog corporativo exige recursos. En pleno siglo XXI con un desarrollo de la Red cercano al Internet de las Cosas, no aprovechar estos recursos ofrece una imagen pobre de la empresa, a la que se identifica como poco interesada en los desarrollos que realiza. Es mejor no crear un blog corporativo en estos casos que hacerlo incorrectamente.

Los recursos que un blog corporativo debe incluir se basan en diseño y desarrollo web mezclados con elementos de marketing efectivos. De esta forma, podemos acompañar el texto con imágenes y vídeos, pero también con infografías o incluso elementos interactivos.

El contenido debe tener diferentes estilos visuales, ser lo suficientemente amplio como para que exprese ideas de forma organizada y clara, podemos incluso embeber contenido de las redes sociales y, por descontado, motivar y facilitar que nuestro contenido se haga viral con acciones de compartir por parte de los usuarios.

Puntúalo!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta